Maldito seas

img-20190106-wa0226-01-03

No tienes ni idea de cómo recuerdo esa noche. Cuando te fuiste, me quedé sentada en las escaleras del portal, intentando recuperar el oxígeno que se escapaba a raudales de mis pulmones. Tú no lo sabes, pero me tuve que quedar allí, conteniendo mis ganas de salir corriendo tras de ti. Confesarte que había sido una imbécil, que subieras a mi cuarto, que entraras en mí. Y que llenaras mi cuerpo por completo, tal y como habías llenado, en tan sólo unos instantes, mi corazón y mi alma. Desconozco porqué, si te reconocí desde el primer encuentro, decidí huir de ti, hasta en dos ocasiones.

Maldita sea, maldita sea la sensatez que se quiso imponer a lo que gritaba el universo a mi alrededor. Malditas mis ganas de ti, ahora frustradas por siempre. Pero por encima de todo, maldito seas tú, por toparte conmigo. Por entrometerte en mi camino, y no quedarte.

Licencia de Creative Commons
Esta obra cuyo autor es Noemí Quesada está bajo una licencia de Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional de Creative Commons.

Un comentario en “Maldito seas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s