Sinergia

Es domingo, y una vez más me encuentro sentada al borde de la cama. Observo la luz que se filtra por las persianas y llega hasta mí. Intento no hacer ruido, no moverme, tan siquiera casi, respirar… Todo para evitar disturbarte.
Miro mis manos y pienso: “tus ojos, que ya no sé abrirán más”. Abrazo mis piernas, volviéndome un ovillo. Una lágrima de felicidad, rueda por mi cara, y cae.
Lo hice, te robé tus sueños, y gané los míos.

Licencia de Creative Commons
Esta obra cuyo autor es Noemí Quesada está bajo una licencia de Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional de Creative Commons.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s